18 Mar

Qué deben saber los pacientes con cáncer sobre el coronavirus

En la actual crisis sanitaria estamos viviendo un cambio bastante drástico en nuestras vidas con el fin de conseguir combatir la pandemia mundial. Las medidas de precaución varían dependiendo del segmento de la población a la que pertenezcamos y se extreman en el caso de ser población de alto riesgo.

La AECC ha comunicado una serie de recomendaciones para los pacientes de cáncer. Esta enfermedad se desarrolla en diversas fases y en algunos tratamientos afecta al sistema inmunitario provocando situaciones de inmunodepresión y siendo más proclive a las infecciones y sufrir complicaciones.

Lo cierto es que el Covid 19 es muy reciente y aún hay muchos aspectos desconocidos. Hasta la fecha no se conocen datos específicos sobre los pacientes con cáncer. Lo que sí se conoce es que se contagia por vía aérea y que en la actualidad la mejor manera de combatirlo es a través de la prevención.

Según nos comunica la AECC hay que seguir estrictamente las recomendaciones establecidas por el Ministerio de Sanidad. El comportamiento individual resulta clave para combatir esta enfermedad:

– Permanecer en nuestros hogares. Se debe salir sólo para algo imprescindible.

– Evitar el contacto físico. Las manos son la principal vía de contagio. Así que hay que evitar tocar a otras personas. La distancia de seguridad se establece a partir del metro y medio. También hay que eludir las aglomeraciones. Resulta clave también no tocarse la propia cara.

– Higiene continuada de las manos. Usar jabón o gel hidroalcohólico. Seguir las recomendaciones para la correcta limpieza de estas extremidades.

– Uso de pañuelos desechables. Para taparse la boca al toser o estornudar. Se deberá tirar a la basura inmediatamente después de su uso. Si no se cuenta con uno cerca se deberá usar la cara interior del brazo a la altura del codo (nunca la mano).

– Seguir una correcta alimentación y evitar el tabaco y el alcohol. Tenemos que realizar hábitos que refuercen nuestro sistema inmunitario. Por ello deberemos cuidar lo que comemos y evitar sustancias inmunodepresoras.

Los comportamientos individuales resultan claves para combatir el coronavirus

Uso de mascarillas. Si presentas síntomas respiratorios sospechosos. Recuerda que el hecho de que a pesar de usar esta herramienta no debes tocarte la cara.

Reglas de convivencia. El distanciamiento social puede ser más difícil si convivimos con otras personas. En este caso se deberá evitar compartir utensilios como los cubiertos y prestar especial atención a la limpieza de superficies compartidas.

Estás reglas nos permiten tener más controlados los contagios y permitir que nuestros servicios sanitarios no estén saturados. Sin embargo, ante la posibilidad de contraer esta infección hay que tener claro cómo actuar.

Los principales síntomas son fiebre, tos y dificultades respiratorias. Si presenta alguno de ellos puede ponerse en contacto con el 112 para que le informen como actuar. Es importante comunicar que es paciente con cáncer y cualquier enfermedad crónica.

También puede ponerse en contacto con su médico especialista si necesita realizar algún desplazamiento para recibir tratamiento o realizar una consulta. Siempre es preferible el contacto telefónico.

Es importante no acudir a urgencias salvo casos graves. Los comportamientos personales de prevención son claves sobre todo si se es paciente con cáncer que esta recibiendo un tratamiento y está en situación de inmunodepresión.

Es una infección muy reciente y de la que se tiene poca información. Por eso es importante estar al tanto de las novedades, pero siempre teniendo como referencia las fuentes oficiales. Uno de los mayores problemas que está existiendo en el tratamiento de esta pandemia es la existencia de bulos que sólo dificultan llegar a una solución real.

La principal dificultad vendría por la ocasional saturación de los servicios sanitarios. El comportamiento civil resulta clave y sobre todo seguir las indicaciones que el gobierno comunica. Además de cuidar de uno mismo resulta indispensable nuestra responsabilidad social como individuos.