18 Mar

Recuperación tras una operación de cáncer de colon: recomendaciones

Cada año, algunas personas tienen que someterse a una operación de cáncer de colon. Uno de los tratamientos más delicados y en el que es conveniente que se tengan una serie de recomendaciones en cuenta que permitan una recuperación completa. Con la detección temprana y una operación, en el caso de ser necesario, los pacientes podrán recuperar su calidad de vida.

Conviene guardar reposo

Tras la operación de cáncer de colon va a ser normal que al hacer determinados movimientos o al toser se sienta dolor en la zona. Según expone la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) “el dolor, en este caso, no indica problemas de recuperación sino simplemente que hay una herida”. No obstante, si hay dolor de forma constante o si este es muy fuerte, se recomienda ponerse en contacto con el médico.

Este dolor tras la operación de cáncer de colon puede dilatarse en el tiempo hasta varias semanas. Por esta razón, conviene guardar reposo y regresar a las actividades normales de una forma progresiva. El profesional que le realice las revisiones al paciente le irá informando de los pequeños avances que puede ir dando.

Tanto para lidiar con el dolor como para evitar las molestias que suelen aparecer tras una operación de cáncer de colon, son necesarios los analgésicos. Los médicos recetarán aquellos que consideren más aptos dependiendo del paciente para que les alivie el dolor de manera eficaz.

Limpiar la herida es fundamental

Tras la operación de cáncer de colon en el hospital la limpieza la han llevado a cabo los profesionales de enfermería, pero en casa debe continuar prestándosele atención a esto. Por eso, es muy importante que la herida se mantenga siempre seca. Para ello, las gasas que haya en la herida deben cambiarse todos los días.

Cuando se esté realizando la curación de la herida después de haber pasado por una operación de cáncer de colon nunca se debe frotar. Es mejor hacer la cura dando toques para evitar que la herida sangre o que los puntos salten si todavía no se han quitado. También, conviene no usar ropa apretada que roce la herida o aumente las molestias.

Las comidas mejor espaciadas

Pasadas las 24 horas de la operación de cáncer de colon el paciente puede comenzar a tomar pequeños sorbos de líquidos, como indica la AECC. En los días posteriores podrn empezar a consumir alimentos blandos como puré, compotas de frutas o yogures. Esto es muy importante.

De esta forma, la persona que ha sido operada por cáncer de colon puede observar cómo responde su cuerpo, si tienen diarrea o, todo lo contrario, estreñimiento. Para evitar en la medida de lo posible todo esto, no solo debe ir introduciendo alimentos cada vez más sólidos, sino espaciar las comidas. Es decir, conviene que no comer demasiado en una sola comida, sino hacer lo contrario con más comidas al día.

En caso de que aparezca diarrea o estreñimiento tras una operación de cáncer de colon y tras seguir las indicaciones, el paciente puede y debe contactar con su médico. Este les dará algunos consejos sobre la dieta o, incluso, le recetará algún fármaco que le permita controlar la situación.

Se puede caminar

Tras una operación de cáncer de colon se puede hacer ejercicio, es más, este es bueno para evitar el estreñimiento y favorecer el movimiento del intestino. Sin embargo, solo cuando lo indique el médico el paciente podrá empezar a dar caminatas muy pequeñas. Después, es posible aumentar el tiempo de las mismas hasta que la curación total ya le permita hacer ejercicio con total normalidad.

Con estos consejos y teniendo cuidado es posible tener una recuperación sin problemas tras una operación de cáncer de colon. No obstante, esta será muy lenta y puede generar frustración y tristeza en los pacientes que están pasando por esta situación. Sin embargo, si se tienen en cuenta estos consejos, pronto podrán volver a disfrutar de una buena calidad de vida.